El reflujo gastroesofágico corresponde con el retorno del alimento hacia la boca, una vez ha pasado por el estómago, asociado a la presencia de síntomas molestos y ciertas complicaciones en los bebés. Puede llegar a afectar tanto al esófago como a las vías respiratorias altas.

La fisioterapia, a través de diversas técnicas de terapia manual enfocadas en relajar el músculo diafragma y el esófago, es capaz de mejorar la sintomatología del bebé.

Es importante comentar que el reflujo gastroesofágico es un estadío que mejorará con el paso del tiempo por sí mismo, pero siempre dejará una huella en el sistema digestivo. Por eso, es fundamental la acción de un fisioterapeuta especializado para evitarlo.

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

Es importante dar a conocer la diferencia entre el reflujo gastroesofágico (RGE) y la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), ya que ambas generan una gran cantidad de consultas en atención primaria pero tienen unas pequeñas diferencias.

El reflujo gastroesofágico fisiológico y no patológico es el paso retrógrado del contenido del estómago al esófago, pero sin esfuerzo. Es decir, el retorno del alimento hacia la boca que no provoca síntomas en el bebé, ni tampoco esfuerzo. Le aparece el alimento casi por sí solo y el bebé no se queja en absoluto. Aparece casi siempre tras las tomas y tiene su máxima expresión durante los primeros cuatro meses de vida.

Sin embargo, la enfermedad por reflujo gastroesofágico, que es patológica, provoca en el bebé malestar y molestias. Con este reflujo notarás que tu bebé se queja, le duele algo y llorará de manera importante. Este tipo de reflujo es necesario que sea tratado con fisioterapia manual. Es una patología que afecta mucho a los bebés porque su sistema digestivo es muy inmaduro durante los primeros meses de vida, y hay ciertos alimentos que provocarán una reacción a nivel digestivo, lo que puede motivar la sintomatología del bebé.

En ocasiones, el bebé puede presentar ciertas anomalías en el estómago (hernia de hiato por ejemplo) o el esófago que puedan provocar la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Además, hay ciertos factores de riesgo como puede ser la prematuridad o la patología pulmonar presente en el bebé.

¿Cuáles son los síntomas del reflujo gastroesofágico?

Hay una serie de síntomas o señales de alarma que pueden indicar que tu bebé presenta la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Vamos a explicar los más característicos, los cuales son motivo de consulta de fisioterapia pediátrica:

  • Eructos frecuentes y potentes. El bebé se niega a comer, y puede llegar a hacer movimientos constantes con la lengua o la boca.
  • Si el bebé se coge muy ansioso a la toma, pero a los pocos minutos la rechaza, sospecha de reflujo patológico
  • El bebé está muy tranquilo y de repente, se pone a gritar enérgicamente.
  • Está muy irritable durante las horas de la comida.
  • El bebé adopta posturas estirando mucho hacia atrás el tronco y abriendo los brazos. Incluso durante las tomas.
  • Presenta ronquidos y tos frecuentes, sobre todo, por la noche. Además, de pitidos y ronroneo en el pecho, siendo frecuentes las infecciones de las vías respiratorias más altas.
  • Tras las tomas, debido a la acidez estomacal, el bebé está inquieto y llora durante la hora posterior a la ingesta.
  • Si el bebé llora desesperadamente y constantemente durante todo el día, se puede tratar de un reflujo gastroesofágico silente.
  • Además de todos estos síntomas, es muy normal que el bebé presente una pobre ganancia ponderal, además de vómitos, otitis frecuentes y alteraciones del sueño.

Como puedes comprobar, la enfermedad por reflujo gastroesofágico puede llegar a afectar a múltiples niveles y distintos sistemas, de ahí la enorme importancia de realizar un correcto diagnóstico diferencial y un tratamiento precoz.

¿Cómo trata la fisioterapia los síntomas del reflujo gastroesofágico?

La fisioterapia manual juega un papel fundamental para conseguir aliviar los síntomas del reflujo gastroesofágico. Además, cabe mencionar la importancia de realizar un buen trabajo nutricional con la madre durante la lactancia materna, para que no se produzca irritación a nivel del sistema digestivo del bebé. Ahora vamos a explicar un poco todo esto.

En cuanto a la fisioterapia, lo más importante es el conocimiento de la anatomía. Pues a nivel de la terapia manual, vamos a abordar todos los tejidos relacionados con el estómago y el esfínter esofágico inferior, que es la estructura que con su cierre, evita el retorno del alimento por el esófago.

En primer lugar, realizaremos a los padres una serie de preguntas que nos proporcione toda la información necesaria para ver si hay alguna relación del reflujo gastroesofágico con el embarazo, estrés, parto, alimentación, antecedentes personales o familiares. Cualquier dato es importante para nuestro enfoque del tratamiento. Después, tendremos una toma de contacto con el bebé y realizaremos una exploración general, viendo su cráneo, articulaciones, algunos reflejos neurológicos y aspecto global del bebé.

En cuanto al tratamiento, trabajaremos la inervación que llega al estómago y al esfínter esofágico inferior, fundamental para mejorar el funcionamiento de estos órganos. Haremos incidencia en un trabajo suave de la base del cráneo y el diafragma, músculo clave en el reflujo gastroesofágico.

Las sesiones con los bebés suelen tener una duración menor que en los adultos, pues los niños se cansan antes. Aunque siempre depende del transcurso de la sesión y lo que vayamos haciendo. Pero siempre reservaremos una hora con ellos. Son técnicas muy efectivas, por lo que rápidamente el bebé notará mejoría. Para esto, es necesario que los padres se involucren y puedan seguir los consejos que vamos dando para el alivio de los síntomas del bebé. No se puede determinar el número exacto de sesiones que se van a realizar, pero debe haber cambios significativos en una o dos sesiones.

¿Buscas un fisioterapeuta para calmar los síntomas de tu bebé?

En la clínica de fisioterapia y osteopatía Globalfios somos especialistas en el tratamiento de las disfunciones pediátricas, que tanto alteran la calidad de vida tanto de los bebés como de los padres.

Realizamos todas nuestras sesiones a través de la terapia manual y el enfoque global del cuerpo, lo que nos permite conocer el origen de los síntomas. Esto disminuye considerablemente el número de sesiones, mejorando mucho la vida de los más pequeños.

Las técnicas que utilizamos con los bebés son muy suaves, no les provocan dolor y son muy efectivas. Además, contamos con un servicio especializado de nutrición, que junto con la fisioterapia, ayudan a suprimir los síntomas de los bebés de forma más rápida.

Además, puedes informarte y pedir cita con nosotros a través de múltiples canales. Puedes hacerlo vía Whatsapp, email o a través de nuestra página web, donde ofrecemos un servicio de cita online, para que sea más cómodo para los padres.

Últimas entradas:

El mejor fisioterapeuta en Leganés

¿Cómo elegir al mejor fisioterapeuta en Leganés?A la hora de elegir el mejor fisioterapeuta en Leganés es muy importante valorar dos aspectos fundamentales pero que deben complementarse: la parte profesional y la personal. Desde el punto de vista profesional, la...

Reserva tu cita:

Dónde estamos:

Horario:

Lunes a Jueves: 10:00 – 13:00 / 16:00 – 21:00
Viernes: 10:00 – 13:00 / 16:00 – 19:00

Si quieres disfrutar del mejor servicio de fisioterapia ¡Confía en Globalfios!